Make your own free website on Tripod.com








NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos: Esoterismo, Enigma nazi, Hiperbórea, ariosofía, ovnis...

LOS DIOSES SUMERIOS














NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos. Enigma nazi, conspiraciones, esoterismo... | NOVEDADES | EL TEMPLO DE "DIOS" | TEMPLARIOS | ¿QUIÉN SOY YO? | DIÁLOGOS DE MATRIX | EL COMPUESTO HUMANO | EL PASO DE LA OCA | LUNA ARTIFICIAL | MATRIX. EL ARQUITECTO | LA SOMBRA DEL HOMBRE | ESPÍRITU HIPERBÓREO | LOVECRAFT | TIEMPOS DE APOCALIPSIS | SS BLACK ORDER MEDITATIONS | WEWELSGURG: DIE MAGISCHE SS | TIEMPO DE LOBOS | MEDITACIONES SS | 01- NACIONALSOCIALISMO Y EL MITO DE LA ATLÁNTIDA, EL CONTINENTE PERDIDO | 02- UNA HISTORIA ANTIGUA | 02.a- HISTORIA SECRETA DE ISRAEL | 02.b- JEHOVÁ, DIOS DE ISRAEL | 02.c- LA CORTE DE LUCIFER | 03- EN BUSCA DEL ORIGEN PERDIDO | 04- LA GRAN TRADICIÓN HIPERBÓREA | 05- ESPARTA, UNA NACIÓN DE GUERREROS | 06- CUESTIÓN MÍSTICA Y RACIAL NS | 07- HITLER, EL FÜHRER DE LA RAZA ARIA | 08- SS. LA ORDEN NEGRA | 09.a- LA VÍA DEL DIAMANTE Y EL NACIONALSOCIALISMO | 09.b- EL AMOR MÁGICO | 09.c- LOS ELEGIDOS DEL DRAGÓN | 10- EL GRIAL Y EL ENIGMA NAZI | 11- DE LOS HIPERBÓREOS AL NAZISMO | 12- EL RETORNO DE LOS MAGOS | 13- EL VIAJE DEL INICIADO | 14- INTEGRIDAD PERSONAL Y SOCIAL | 15- EL SOL NEGRO | 16- EL RAYO VERDE | 17- LA SUPERCIENCIA NAZI | 18- EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA | 19- LA FUERZA Y EL DESTINO DEL TIEMPO | 20- LOS NAZIS Y LA GNOSIS | NS-21-VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA | NS-22 EL HUNDIMIENTO | 23- EL SANEDRÍN SECRETO | 24- LA MAGIA DE LAS RUNAS | 25- CRÓNICA DESDE EL ÁRBOL DEL ESPANTO | EL GNOSTICISMO Y EL EVANGELIO DE JUDAS | HIMMLER EN MONTSERRAT | LOS GUARDIANES DE LA SANGRE ETERNA | EL SEÑOR DE LOS ANILLOS | COSMOGONÍA GLACIAL DE HÖRBIGER Y EL NACIONALSOCIALISMO | LOS DIOSES SUMERIOS | x-MONTSERRAT, montaña mágica | UNIVERSO MÁTRIX | JULIUS EVOLA | Contact Me





LOS DIOSES SUMERIOS
















anunnaki.jpg

Ignacio Ondargáin

NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos

Los dioses sumerios

 

 

LOS DIOSES SUMERIOS

 

1- El saqueo de Irak en 2003

2- El conocimiento que viene de Sumer

3- El primer “humano”

 

 

 

1- El saqueo de Irak en 2003

 

Cuando en 2003, el Poder Mundial invadía Irak para “democratizar” el país, las fuerzas de ocupación permitieron y facilitaron el expolio que se cernió sobre el patrimonio iraquí. Nada les importaba a los “demócratas” violar la “Convención de La Haya” de 1954, inventada por ellos mismos, en lo que se refiere a la protección de tesoros artísticos en tiempos de guerra.

 

Este tipo de resoluciones, sabemos que están hechas para castigar a los malos, pero el Sistema que domina el mundo sólo ve crímenes en quienes se oponen a él y nunca en los serviles “demócratas” que cumplen fielmente sus órdenes.

 

El 80 % de los 170.000 objetos guardados en el Museo Nacional de Antigüedades de Bagdad fueron robados o destruidos durante esta acción criminal de saqueo y destrucción.

 

Siguiendo la lógica racionalista y del materialismo dialéctico, podríamos ver tras este saqueo un mero interés económico. Es decir, habrían grandes intereses arqueológicos y de coleccionistas de antigüedades en el saqueo de estos bienes para su comercialización. De hecho, arqueólogos del Instituto Arqueológico de América han protestado ante la política llevada a cabo por las fuerzas de ocupación en Irak. La presidenta de este instituto, Patty Gerstenblith, ha dicho: “La agenda de la American Council of Cultural Policy (Consejo Americano de Política Cultural) o ACCP, es promover las colecciones de antigüedades debilitando las leyes de países ricos en restos arqueológicos para eliminar la posesión nacional de sus antigüedades y permitir la exportación”. Los coleccionistas más influyentes del mundo, abogan por condiciones menos restrictivas por parte del gobierno iraquí para la posesión y la exportación de antigüedades y tratan de “persuadir” al gobierno USA para que permitan el traslado “legal” del patrimonio iraquí sin limitaciones de ningún tipo.

 

Esto está claro y es evidente. Existe un interés económico en el saqueo de las antigüedades iraquíes. Pero, ¿hay un interés oculto tras estas actuaciones aparentemente caóticas?.

 

 

 

2- El conocimiento que viene de Sumer

 

Ciertamente, la traducción de algunas tablillas (actualmente eliminadas de la existencia por el Poder Mundial), realizadas por lingüistas destacados como Samuel Noah Kramer y Zecharía Sitchin, muestran una civilización sumeria muy avanzada. Kramer afirma que “los sumerios, con la ayuda de sus dioses, especialmente Enlil (el Rey del Cielo y la Tierra), transformaron una tierra llana, árida y azotada por los vientos en un reino fértil y floreciente”.

 

Diversos autores como Zecharia Sitchin, han descubierto en los textos sumerios aparatos como cohetes y naves de los dioses. ¿Son descripciones de una civilización de origen extraterrestre que se desarrolló en esa zona del mundo hace más de 5000 años?.

 

Alan Alford, nos dice que toda la vida sumeria giraba en torno a sus dioses. Estos tenían cuerpo físico y a ojos de los sumerios eran los An.Unna.Ki, literalmente “aquellos que vinieron del Cielo a la Tierra”. Estos dioses instruyeron al pueblo en la construcción de templos en lugares escogidos. Con el tiempo, se desarrollaron diversas confrontaciones bélicas entre los dioses. En la región del Mar Muerto se han encontrado evidencias de una confrontación nuclear en torno al 2040 a.C. En esta región se conservan aún anomalías radioactivas y partículas nucleares. La onda nuclear originó un ciclón radioactivo que acabó con la civilización sumeria. Un texto sumerio dice: “En la tierra cayó una calamidad, una desconocida para el hombre, una que no se había visto nunca antes... una gran tormenta del cielo... una tormenta que aniquiló toda la tierra... un viento diabólico como un torrente enfurecido... acompañada de un calor abrasador... durante el día robó a la tierra de su sol reluciente, por la noche las estrellas no brillaban... La gente aterrorizada, no podía apenas respirar... Las bocas se llenaron de sangre... hizo que las casas se abandonaran... los ríos de Sumeria afluían con aguas amargas... los pastos crecían con hierba marchita... Los dioses evacuaron Uruk, se escondieron en las montañas, escaparon más allá de las lejanas llanuras...”.

 

Las narraciones sumerias sobre “aquellos que llegaron del cielo” se interrumpen en este punto. Los supervivientes al Armagedón nuclear de los Anunakis sufrieron un retroceso enorme, sumiéndose en el caos y la confusión.

 

Gracias al esfuerzo de los elementos más conscientes de la humanidad, el conocimiento de los dioses sobrevivió en el mundo por vía de varias formas de esoterismo y sociedades secretas, como las Escuelas de Misterio de Egipto y la escuela de Pitágoras. Pero sobre el mundo se cernía la sombra de la contra iniciación...

 

La biblia judía, según diversos autores, está escrita sobre conocimientos históricos e iniciáticos del pasado. Pero el libro judío no sería la misma gnosis, sino que en él, el conocimiento habría sido pervertido y adulterado con una intención maligna.

 

En Génesis 6 se habla de Dios, o Nefilim, en sus versiones más antiguas. En realidad la biblia judía está refiriéndose a una versión de los Anunakis sumerios cuyo término Sitchin traduce como “los que descendieron”.

 

En libros posteriores de la biblia judía vemos cómo el judío extrae conocimientos de los antiguos egipcios. Estos, los egipcios, obtuvieron el conocimiento de culturas más antiguas: Babilonia y Sumeria. Los diez mandamientos de la biblia judía son una réplica calcada de un pasaje de el Libro Egipcio de los Muertos.

 

En definitiva, el descubrimiento arqueológico del mundo antiguo y la traducción de sus tablillas, textos y demás registros, nos mostró que la biblia judía (el Antiguo Testamento) es un mero calco de historias mucho más antiguas. Fue un duro golpe contra el Pentateuco (los cinco primeros libros de la biblia judía), que se confirmó cuando en 1880 el investigador alemán Julius Welhausen publicó Prolegomena to the History of Israel. En él recogía evidencias de que Moisés no pudo escribir esos textos capitales. Welhausen defendía incluso la hipótesis de que estos relatos que hablan de los Elohim o Seres Brillantes equivalentes a los Anunakis, procedían de fuentes más antiguas, más tarde identificadas con Sumer.

 

En 1882, Ignatius Donnelly escribe su obra maestra Atlantis: The Antediluvian World. En él habla de la necesaria recuperación de la “Religión-Ur” aria, el culto prehistórico que concede una experiencia directa con la divinidad (Dios) a través de las prácticas y los ritos iniciáticos. También se trata de el “Lenguaje de Ur”, conocido como la “lengua de los pájaros”, el idioma original que se hablaba en el Paraíso antes de la expulsión de Adán y Eva.

 

En estos años es cuando empieza a vislumbrarse en el horizonte de Alemania el renacer del hombre ario. Las naciones arias aguardaban al Enviado que ha de conducir al hombre al reinado de los dioses de la antigüedad y, sobre todo, al conocimiento que convierte a uno mismo en dios.

 

Según el erudito germano Samuel Kramer, la palabra “Nazi” viene del nombre de  uno de los ocho dioses creados por la diosa sumeria Ninharsug.

 

 

 

3- El primer “humano”

 

El padre de los Anunaki se llamaba An (o Anu en arcadio), vivía en el cielo (Nibiru) y visitaba la Tierra y otros lugares de nuestro sistema solar muy de vez en cuando, acompañado de su esposa Antu. Su templo en la ciudad de Ur recibía el nombre de E.Anna, “La casa de An”. Los sumerios la demominaban también como “La Casa para Descender del Cielo”.

 

Anu tuvo dos hijos que vinieron a nuestro planeta: Enki, el primogénito y Enlil.

 

En un principio Enki tomó el mando en la Tierra, aunque pronto, por orden de su padre, fue sustituido por Enlil. Entre ellos tenían diferencias referentes a las reglas de sucesión de los dioses, determinadas estas por la pureza genética.

 

Enki tuvo un papel decisivo en la creación del hombre.

 

Los textos sumerios hablan de la necesidad de crear trabajadores en la Tierra para los yacimientos de oro “dándoles la imagen de los dioses” y suficiente inteligencia para utilizar herramientas. Enki y su medio hermana Nin.Har.Sag (Señora de la Montaña Primordial) hicieron diversos experimentos genéticos. Tras varios intentos fracasados, consiguieron dar con un espécimen apto para el trabajo de las minas. Lo llamaron Lu.Lu, o “uno que ha sido mezclado”. Era el primer “humano”.

 

Estos son los “terrestres”, los “esclavos de la Atlántida” de que nos habla Miguel Serrano: “Existirían varias humanidades. La humanidad divina de los hiperbóreos, la semidivina de los héroes descendientes de los divinos mezclados y la de los animales-hombres, los sudra, los pasu, “los esclavos de la Atlántida”, tal vez los “robots” de la Atlántida, que sobrevivieron de algún modo a su hundimiento” (NOS, libro de la Resurrección. Miguel Serrano). Tras el hundimiento de la Altántida, continúa diciendo Serrano, en la superficie de la tierra “hay seres extraños, irreconocibles (¿Evenor, Leucippe, Clito?). Algunos de los extraterrestres se enamoran de las hijas de los hombres. Lucifer y sus huestes entran en la Tierra Hueca, interior, donde construyen las ciudades de Agarthi y Shamballah. Allí esperan poder rescatar a los que involucionaron en semidivinos, mezclándose con los terrestres”.

 

La mezcla entre divinos y “humanos” da lugar a la “humanidad”. Una humanidad en la que hallamos razas mixtas, mezcladas, más o menos puras. Entendemos que esta es una cuestión muy delicada y no pretendemos establecer como definitiva una idea sin tener fundamento firme, pero hemos de tener en cuenta que los textos sumerios son, además de históricos, los textos más antiguos de la humanidad, por lo que hemos de concederles un estimable valor. Esta cuestión tratada por las tablillas sumerias podría ser una explicación de la radical diferencia existente entre las diferentes razas humanas. Producto de la mezcla entre elementos divinos y humanos, hallamos espíritus divinos, razas celestes, encarnados en trozos de barro (materia demiúrgica): “ángeles caídos”. Almas caídas en el mundo.

 

Se comprende aquí el interés del Poder Mundial por ocultar todo este “misterio” del común de los mortales y cómo en 2003, cuando invade Irak, se esfuerza por sustraerlo. Es el mismo Poder maligno que domina el mundo y que ya hace siglos incendió la Biblioteca de Alejandría, donde se hallaba guardado el conocimiento del hombre y la historia y la prehistoria de la humanidad. Lo mismo sucedió cuando los marxistas chinos invadían Tíbet buscando y destruyendo los textos sagrados de relatos antiguos. O lo que sucedió con los Códices Mayas que nos hablaban de la historia del mundo... y así tantos y tantos casos.

 

Si bien el rostro del Poder Mundial es múltiple, la mano que se halla tras estos rostros es siempre la misma. A nadie parece extrañarle la alianza marxista-capitalista de la Segunda Guerra Mundial. Vaya, ¿no nos habían contado acaso que eran movimientos antagónicos?. A la hora de la verdad se ve quién se halla tras las diversas ideologías modernas como el marxismo, el liberalismo, la democracia-cristiana, el anarquismo...

 

El Poder Mundial se esfuerza por crear un mundo insustancial donde el hombre viva perfectamente ignorante de la historia, e ignorante de su verdadera naturaleza y de sí mismo. Para ello, es importante destruir el conocimiento de la verdadera historia del mundo, no sea que el hombre, al conocer el origen, pueda llegar a plantearse cuestiones “desagradables” y despierte del sueño de milenios.

 

Esto nos recuerda al relato del Paraíso en la biblia judía. Cuando el hombre toma del árbol de la ciencia del bien y del mal, Jehová le expulsa del jardín del Edén: “Y Jehová pasó a decir: “Mira que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal. No vaya a ser ahora que tienda la mano del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre”. Jehová lo echó del jardín del Edén, para que cultivara el suelo del que había sido tomado. Expulsó al hombre del Jardín del Edén y puso delante de él dos querubines blandiendo flameante espada para guardar el camino al árbol de la vida”. (Génesis 3, 24).

 

La humanidad actual estaría conformada sobre un elemento luciferino, “el fuego de los dioses”, el electrón de los dioses. La recuperación de este poder ha de restablecer en el hombre la dignidad divina que por naturaleza le corresponde.

 

Ya hemos explicado cómo el Sistema, el Poder Mundial, se esfuerza en mantenernos en los parámetros de un mundo insustancial, distrayéndonos con mil malabarismos para evitar que despertemos al conocimiento. No obstante,  la parte más consciente de nosotros mismos lucha por restablecer el estado de gracia que nos liga al reino de los dioses.

 

Porque en lo más profundo de nosotros mismos alumbra el fuego antiguo de la raza de los dioses. Cuando, por las diversas circunstancias de la vida, este fuego antiguo consigue brillar en nuestras vidas, el mundo pareciera detenerse y la percepción del tiempo se distorsiona. Recuperar este fuego nos permite vivir y sentir como un dios: ser un dios. Este es el sentido del fuego olímpico de la antigua Grecia. Igual que aquellos héroes antiguos, alcemos y enarbolemos la antorcha, el fuego de los dioses, para poder llegar a ser, en verdad, hombres libres.

 

 

 

 
















LOS DIOSES SUMERIOS