Make your own free website on Tripod.com








NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos: Esoterismo, Enigma nazi, Hiperbórea, ariosofía, ovnis...

18- EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA














NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos. Enigma nazi, conspiraciones, esoterismo... | NOVEDADES | EL TEMPLO DE "DIOS" | TEMPLARIOS | ¿QUIÉN SOY YO? | DIÁLOGOS DE MATRIX | EL COMPUESTO HUMANO | EL PASO DE LA OCA | LUNA ARTIFICIAL | MATRIX. EL ARQUITECTO | LA SOMBRA DEL HOMBRE | ESPÍRITU HIPERBÓREO | LOVECRAFT | TIEMPOS DE APOCALIPSIS | SS BLACK ORDER MEDITATIONS | WEWELSGURG: DIE MAGISCHE SS | TIEMPO DE LOBOS | MEDITACIONES SS | 01- NACIONALSOCIALISMO Y EL MITO DE LA ATLÁNTIDA, EL CONTINENTE PERDIDO | 02- UNA HISTORIA ANTIGUA | 02.a- HISTORIA SECRETA DE ISRAEL | 02.b- JEHOVÁ, DIOS DE ISRAEL | 02.c- LA CORTE DE LUCIFER | 03- EN BUSCA DEL ORIGEN PERDIDO | 04- LA GRAN TRADICIÓN HIPERBÓREA | 05- ESPARTA, UNA NACIÓN DE GUERREROS | 06- CUESTIÓN MÍSTICA Y RACIAL NS | 07- HITLER, EL FÜHRER DE LA RAZA ARIA | 08- SS. LA ORDEN NEGRA | 09.a- LA VÍA DEL DIAMANTE Y EL NACIONALSOCIALISMO | 09.b- EL AMOR MÁGICO | 09.c- LOS ELEGIDOS DEL DRAGÓN | 10- EL GRIAL Y EL ENIGMA NAZI | 11- DE LOS HIPERBÓREOS AL NAZISMO | 12- EL RETORNO DE LOS MAGOS | 13- EL VIAJE DEL INICIADO | 14- INTEGRIDAD PERSONAL Y SOCIAL | 15- EL SOL NEGRO | 16- EL RAYO VERDE | 17- LA SUPERCIENCIA NAZI | 18- EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA | 19- LA FUERZA Y EL DESTINO DEL TIEMPO | 20- LOS NAZIS Y LA GNOSIS | NS-21-VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA | NS-22 EL HUNDIMIENTO | 23- EL SANEDRÍN SECRETO | 24- LA MAGIA DE LAS RUNAS | 25- CRÓNICA DESDE EL ÁRBOL DEL ESPANTO | EL GNOSTICISMO Y EL EVANGELIO DE JUDAS | HIMMLER EN MONTSERRAT | LOS GUARDIANES DE LA SANGRE ETERNA | EL SEÑOR DE LOS ANILLOS | COSMOGONÍA GLACIAL DE HÖRBIGER Y EL NACIONALSOCIALISMO | LOS DIOSES SUMERIOS | x-MONTSERRAT, montaña mágica | UNIVERSO MÁTRIX | JULIUS EVOLA | Contact Me





EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA
















rainbow.jpg

Ignacio Ondargáin

NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos.

Capítulo XVIII

(Texto revisado en diciembre de 2006)

 

 

 

EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA

 

 

 

1- La práctica

2- Sebottendorff y la gnosis SS

3- El castillo mágico de Wewelsburg

4- Los “Ejercicios Espirituales” de san Ignacio de Loyola

5- El viaje y la guerra mágica del iniciado

 

 

 

 

 

1- La práctica

 

Únicamente la realización de la práctica en el endurecimiento diamantino y la impasibilidad absoluta, da a conocer el valor del silencio interior. El silencio de la mente nos introduce en un estado de calma poderosa liberándonos del efecto de los sentidos físicos y de su carga emocional.

 

Las prácticas iniciáticas son puertas a otros mundos del más allá. Muerto el demonio de la dialéctica y liberado del ruido exterior, el iniciado puede acceder a esos otros mundos, a la Tierra Media o astral. Las antiguas escuelas iniciáticas custodiaban en secreto y bajo juramento la llave del otro mundo impidiendo que pudiera caer en manos indignas y salvaguardada del común de los mortales.

 

De aquellas antiguas escuelas gnósticas e iniciáticas han llegado hasta nosotros algunos textos salvados de milagro de la destrucción de las religiones o cultos jehovíticos. No obstante, esos textos escritos se referían a cuestiones filosóficas o religiosas que se mueven en la superficialidad del conocimiento; nunca al verdadero conocimiento o gnosis, la cual era custodiada en absoluto secreto y dada a conocer sólo de maestro a discípulo y sin registros escritos.

 

Pero en estos tiempos de apocalipsis en los que el caos y la corrupción ha penetrado por todas partes y no existen verdaderas escuelas iniciáticas, las puertas a la Tierra Media y al más allá han sido divulgadas a los cuatro vientos para que los verdaderos hijos de la luz puedan acceder a ellas directamente. Es un camino duro, difícil y no exento de peligro que uno mismo ha de descubrir y transitar. Es en la práctica de “ejercicios espirituales” donde el discípulo recorre la verdadera vía iniciática.

 

En la calma vigorosa y en la concentración de la Fuerza, el héroe se sobrepone al mundo. En el éxtasis se convierte en Dionisos; exaltación vital y afirmación del Principio de la Vida. El héroe aprende a dominar la Fuerza y a concentrarla, impidiendo que se disperse y se pierda por el mundo. De esta forma puede vivir en el mundo manteniendo la integridad y libre de la muerte.

 

Concentrado en sí mismo, el iniciado trabaja y tiene vivencias en astral. Así como la vivencia material la percibimos a través del reflejo de la mente, la vivencia astral es una vivencia directa que se percibe directamente y sin intermediación de los sentidos ordinarios. Esta vivencia es tan intensa como sentir sin piel o el frío del acero en el interior de una herida abierta.

 

Finalmente, “has llegado a conocer la Palabra. Sólo quien es digno es capaz de pronunciarla. Así es como el iniciado puede descubrir y abrir las puertas del infinito. Ve pues y convoca a las águilas a la asamblea. Volvemos a casa”.

 

 

 

2- Sebottendorff y la gnosis SS

 

Rudolf von Sebottendorff, conocido aventurero y apasionado buscador del conocimiento místico, nació el 9 de noviembre de 1875 en Hoyerswerda. Después de trabajar en una usina en los alrededores de Görlitz, en 1898 se embarcó para buscar oro en Australia. Viajó luego a Turquía, permaneciendo en la región de Bursa al rededor de 1900. En 1911 adquiere nacionalidad turca, siendo adoptado por el barón von Sebottendorff. Durante una estancia en El Cairo entra en contacto con maestros e iniciados de cofradías secretas custodias de la más antigua sabiduría faraónica, accediendo a la gnosis oculta originaria.

 

Tras ser gravemente herido en la guerra de los Balcanes, Sebottendorff volvió a Breslau, en 1913. Tiene un papel determinante en la formación de la Orden de Thule, matriz del Partido Nazi (N.S.D.A.P.). Permaneció en Munich en 1918 donde participa en la compra la casa editorial Franz Eher Verlag y el periódico Münchener Beobachter, que desde el 9 de agosto de 1919 pasó a llamarse Völkischer Beobachter (Diario del Partido Nazi).

 

Con todo el material y el conocimiento esotérico adquirido durante sus aventuras y sus intensos años de búsqueda espiritual, Sebottendorff elabora una vía iniciática que consta de varios niveles:

 

1- El discípulo empieza el “viaje al interior de la tierra”, o al interior de su mente y de sí mismo. Se inicia en la práctica de la inmovilidad y el silencio.

2- En el silencio y la soledad de sí mismo, percibe la naturaleza inestable de su cuerpo físico y los pensamientos que circulan por su pantalla mental. En este momento se despierta dentro de sí mismo la necesidad de contacto con el mundo verdadero. Este contacto sólo lo conseguirá si es capaz de acceder hasta su yo más profundo: “conócete a ti mismo y conocerás el universo y los dioses”.

3- Para poder acceder hasta su yo más profundo, el discípulo necesita tomar las riendas de sí mismo. Dan comienzo los ejercicios de control de la respiración combinados con técnicas de fortalecimiento físico y posicionamiento de manos y cuerpo.

4- Una vez alcanzado un cierto grado de autodominio, la Fuerza que se origina en la base de la columna vertebral, antes caótica, empieza a ascender a través de la columna vertebral del iniciado, verticalizándole. El discípulo empieza a percibir una sensación de Poder. Empieza a trabajar el yoga silábico, en el cual después de haber adoptado ciertas posturas físicas especiales y realizando una respiración controlada, se recitan ciertas sílabas místicas (mantras). Estas técnicas ayudan a purificar el estado vibracional tanto del discípulo como de su entorno.

5- El paso siguiente conduce al discípulo a niveles superiores de meditación, mediante la visualización interior de los colores. El sistema se inspira en los Ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola, que también es una de las fuentes espirituales en las cuales se inspirará la SS para diseñar el sistema de meditaciones en el castillo de Wewelsburg.

6- La práctica se propone acumular la mayor Fuerza cósmica posible y dirigirla a unos puntos concretos para captar sabores y olores sutiles, hasta acceder a la percepción de la “sombra negra”. Este logro señala el comienzo de una nueva vida espiritual y se ritualiza dando al discípulo un grado iniciático.

7- Finalmente, el iniciado, dueño de sí mismo, se abre al conocimiento esencial del Más Allá y adquiere dominio sobre las fuerzas naturales y el destino.

 

Todas estas técnicas tienen como objetivo el perfeccionamiento del individuo para conseguir su conversión en un ser espiritual completo.

 

 

 

3- El castillo mágico de Wewelsburg

 

Westfalia, en el corazón de Alemania, es una tierra de suaves colinas cubiertas en gran parte por bosques. Los prados de la región son verdes y sus valles son recorridos por arroyos que cantan canciones ya olvidadas por la memoria de los hombres. En las entrañas de sus bosques, entre las ramas y los troncos de hermosos robles centenarios, puede sentirse aún el eco de antiguas batallas en las que pueblos duros y orgullosos empuñaron y alzaron poderosamente sus aceros en defensa de su independencia, sus hijos y su estirpe.

 

En esta tierra donde el roble crece vigoroso, las colinas se ven interrumpidas en su suave melodía por un grupo de formaciones de piedra que repentinamente se alzan contundentes, como un castillo surgido de lo más profundo de la tierra. Son las formaciones de piedra de los Externsteine. Su formación precede a la humanidad actual y los hombres de este tiempo las hallaron allá, mas nunca fueron creadas por raza humana, sino por titanes. El hombre ha dejado allá su signo, su señal, impresa en diversos restos de trabajos, pero el origen de la formación es un misterio...

 

Un poco más allá, encontramos el castillo de Wewelsburg, una fortaleza triangular cuya torre principal apunta inequívocamente al norte. Es el Templo de Iniciación SS. Ya acercándonos, desde la lejanía se divisa su estructura triangular. En el siglo XVII Theodor von Fuerstenberg reconstruyó el castillo. Don Miguel Serrano (“Adolf Hitler, el último Avatara”) nos explica que en el “Annalista Saxo”, crónica del siglo XII, se dice que el Graf Friedrich von Arnsberg puso la primera piedra del Castillo de Wewelsburg en 1123, sobre las ruinas de una antigua fortaleza sajona del año 930, construida por Rey Heindrich I.

 

En el subterráneo de la torre norte de Wewelsburg, bajo la sala principal del castillo, se halla una bóveda donde se celebraban rituales SS. En el centro de la cripta, en el suelo, aparece un círculo donde se celebraban las ceremonias. Doce pequeños pilares de piedra, como rombos, siguen el círculo del muro. Detrás de ellos debieron existir emblemas y símbolos desconocidos. En el techo de la bóveda aparece la Esvástica Levógira, tallada en la piedra, combinando con la runa Sieg, el emblema SS. En el centro del suelo de la bóveda subterránea hay un espacio ahuecado circular donde se encendía el fuego, o donde el Supremo Iniciado-Guerrero de la Orden Negra recitaba los mantras rúnicos.

 

En torno a Wewelsburg, se planeaba la construcción de toda una Ciudad Sacra con edificaciones canalizando su energía hacia el norte. Siempre nos ha quedado la duda, el “misterio” sobre el tipo de rituales que la élite SS celebraba en aquel lugar especialmente sacro. La Torre Norte de Wewelsburg es un lugar minuciosamente construido sobre el conocimiento antiguo para la conexión con la energía, la Fuerza espiritual pura que emana desde el centro inexistente de Hiperbórea.

 

Conocedora de los resortes que crean el destino, la élite SS hizo de este lugar su omphalos o centro mágico desde el que proyectar su poderosa energía extraterrestre. De esta manera, el destino mágico del Tercer Reich debía ser fijado y proyectado sobre el mundo desde la concreción de la torre norte del castillo de Wewelsburg... y así fue trabajado por la élite desconocida de la SS.

 

 

 

4- Los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola

 

Podemos acercarnos siquiera levemente a la obra de construcción mágica de la élite SS a través de los referentes a los que nos dirigen los diversos investigadores de tan grande misterio. Siguiendo este hilo de Ariadna, hallamos en la obra ideada por el fundador de la Orden de los Jesuitas, san Ignacio de Loyola, el mismo principio o substrato sobre el que la SS vendrá a fundamentar su obra mágica de proyección.

 

Los Ejercicios Espirituales de san Ignacio son un sondeo, tal vez inconsciente, de antiguas prácticas iniciáticas desarrolladas por diversas órdenes herméticas. Podríamos pensar que san Ignacio se inspiró en tratados o trabajos antiguos, si bien podría ser también que su aguzada intuición llegara a descubrir resortes inconscientes que se hallan en lo más profundo de la mente humana.

 

En lo más profundo de la mente humana, más allá del entramado laberíntico de la realidad diaria, se halla un substrato sobre el que viene a fundamentarse la realidad proyectada sobre el mundo espacio-temporal.

 

Los Ejercicios Espirituales de san Ignacio inciden sobre este substrato pre-temporal que condiciona la mente del mundo y la realidad del espacio-tiempo. Tan grande misterio en su día dio problemas con el Vaticano al mismo fundador de la Orden de los Jesuitas pues el misterio y el poder que sus Ejercicios despertaban, ponían en peligro el “Destino” prefijado por Jehová y sus agentes. No hay nada en este mundo que más tema Jehová y su “Plan de Evolución” o “Destino” que el hombre dueño de su propio destino.

 

Si seguimos la línea trazada por los Ejercicios de san Ignacio vemos el inmenso, tal vez infinito poder de la proyección de la voluntad humana sobre el substrato pretemporal o astral, su poder de crear Destino y de modificar la “Creación” de Jehová.

 

San Ignacio, un hombre de su tiempo, limitó su obra al credo católico. De no haber sido así, su trabajo y él mismo habrían acabado siendo arrojados a las llamas. Pero el fondo de su obra esconde un mensaje subversivo, que es, que el hombre puede ser creador y artista de su propia mente y no un mero servidor y adorador de Jehová.

 

La práctica de san Ignacio a través de sus Ejercicios Espirituales puede llegar a crear magos, hombres y mujeres capaces de modelar, dar forma a su propia mente, a la realidad, al mundo y de proyectar el destino.

 

Para ello, san Ignacio da unas pautas de preparación, purificación, concentración previas a la visualización de las escenas interiores. Una vez llevado a cabo este proceso, comienza la obra de visualización. Vemos así cómo indica que: “El primer preámbulo es composición viendo el lugar. Aquí es de notar que en la contemplación o meditación visible, así como contemplar Cristo nuestro Señor, el cual es visible, la composición será ver con la vista de la imaginación el lugar corpóreo donde se halla la cosa que quiero contemplar. Digo el lugar corpóreo así como un templo o monte donde se halla Cristo o nuestra Señora, según lo que quiero contemplar...”. (...). “El segundo es demandar a Dios nuestro Señor lo que quiero y deseo. La demanda ha de ser subyecta materia; es a saber, si la contemplación es de resurección, demandar gozo con Cristo gozoso; si de pasión, demandar pena, lágrimas y tormento con Cristo atormentado...” (...) “Nota. Ante todas contemplaciones o meditaciones se deben hacer siempre la oración preparatoria, sin mudarse, y los dos preámbulos ya dichos, algunas veces mudándose, según subyecta materia”.

 

Limitándolo al credo católico, san Ignacio llama al neófito a “demandar lo que quieres”, por tal de ponderar los pecados y comparar qué cosa son los hombres en ante todos los ángeles y santos del Paraíso.

 

Insiste san Ignacio en “ver con la vista de la imaginación” la longura, anchura y profundidad de los diferentes espacios visualizados. Oír los sonidos, oler el olfato, gustar el gusto, tocar el tacto... (vista, oído, olfato, gusto, tacto). “Hacer un coloquio con Cristo nuestro Señor...”.

 

Da así mismo diversas instrucciones sobre el proceder antes de dormir, “después de acostado, ya me quiera dormir, por espacio de un Ave María pensar a la hora que me tengo que levantar y a qué, resumiendo el ejercicio que tengo que hacer”.

 

Los Ejercicios de san Ignacio de Loyola se fundamentan en una vida de ascesis y purificación y en la visualización de imágenes creadas en la mente del practicante. En sus más altos grados, los iniciados serán capaces de transmutarse no sólo a sí mismos sino también de transmutar la realidad que les envuelve.

 

Sabemos que este mismo principio fue trabajado en el mayor secreto por los Directores Desconocidos de la SS, los iniciados del Sol Negro en el castillo de Wewelsburg. Mucho antes de que san Ignacio desarrollara sus “Ejercicios Espirituales”, los misterios de la Antigüedad pagana conocieron y trabajaron el mundo mágico del astral. La SS y el nazismo místico o iniciático vino pues a rescatar este misterio para la construcción del Reich Mágico.

 

 

 

5- El viaje y la guerra mágica del iniciado

 

Aún resuenan los ecos de los páramos de la locura, pero ya nada volverá a ser como antes de que todo empezara.

 

En los días antiguos el mundo participaba de la Fuerza de la Vida y la muerte era desconocida. El mundo era bello, los seres conocían la salud y vivían en armonía. El conocimiento del verdadero Amor salvaguardaba la integridad de la vida y las fuerzas creadoras desarrollaban todo su poder en un mundo en el que la muerte no marcaba el tiempo.

 

Mas la Muerte y sus agentes al ver aquella Edad Dorada buscaban ansiosamente poder penetrar en aquel mundo para imponer su ley y su tiempo. Fue la mayor astucia de la Muerte que la integridad de uno sólo de los dioses lo que llevó a que el mundo acabara cayendo vencido por la Muerte.

 

Habiendo conseguido la Muerte al fin desarrollar su fruto sobre la tierra, su manto putrefacto se extendió por todas partes. El mundo fue sacudido por terribles batallas apocalípticas en las que los hijos de la luz lucharon con todo su poder por salvaguardar la vida frente a las fuerzas del caos, el crimen y la muerte. La historia de aquellos días primeros está escrita en un libro custodiado por seres radiantes en un lugar inaccesible oculto en las montañas de la niebla.

 

Pero el mundo caía irremediablemente bajo el caos y la muerte se apoderaba de todo, robándole la fuerza, el vigor, el frescor y la vida. La vida sobre el mundo se dividió en pares de opuestos por los que entraba el caos desestructurando la vida.

 

El Señor Oscuro penetró con su aliento todo el mundo y toda criatura sobre la tierra fue definitivamente poseída por “Él”. Conocido y adorado por diversas religiones como Yahvé o Jehová, este “Dios” se alimenta del crimen y la corrupción y necesita de la sangre derramada en sacrificios y crímenes rituales y de holocaustos por el fuego.

 

Criminal desde el principio y Padre de la mentira, Jehová es el “Dios” del mundo y el Amo de la Caverna en la que tiene encadenadas las almas de los hombres. Los guardianes de esta caverna son las fuerzas oscuras y los cultos satánicos que dominan el mundo mediante el crimen, la usura, la especulación y el valor dinero. Tras todo ello hallamos a los “elegidos” de Jehová, guardianes del Pacto de magia negra mediante el que son sus más fieles servidores y sacrificadores. Son quienes ponen en práctica el Plan mesiánico para la dominación total del mundo por Jehová. Porque si bien Jehová ha extendido su aliento por todo el mundo, aún no ha conseguido dominar todas las voluntades ni engañar todas las consciencias.

 

Sobre el mundo se dan básicamente dos tipos de religiosidad:

por un lado tenemos los cultos satánicos del Vudú o Jehová que buscan el favor de los demonios y los entes del bajo astral mediante crímenes rituales,

por otra parte hallamos la religiosidad hiperbórea que se fundamenta en la afirmación de uno mismo en el principio extraterreno o extraterrestre. Esto nos permite dar con la piedra del Grial en la cual encontramos la liberación y la salida de la caverna de Jehová.

 

Tras la victoria de la muerte sobre la tierra, los dioses hiperbóreos pasaron a habitar hermosos castillos subterráneos custodiados por guerreros del más allá, en el Mundo del Sueño.

 

El hombre, tiene unos “sentidos astrales”, sólo que se hallan adormecidos. Los sentidos astrales se hallan ocultos tras los sentidos físicos y sólo en la noche, cuando los sentidos físicos dejan de funcionar y nos sumergimos en el Mundo del Sueño, los sentidos astrales toman el relevo de los otros.

 

Cuando el sentido físico cubre durante el día el astral, este no deja de funcionar ni de moverse, por lo que se genera toda una serie de movimientos y sensaciones que se trasladan y reflejan en la pantalla de la mente.

 

Así como el mundo físico establece sus necesidades y prioridades, su mundo en definitiva, el astral traslada igualmente su mundo y nunca deja de ser, vivir y moverse, actuar.

 

El astral está antes que el físico y la vida del físico depende del astral. Antes mismo que el astral está el Yo más esencial y la Voluntad pura. Algunos le llaman espíritu. Un ser poderoso se caracteriza por su consistencia y su centralidad. Es este un hombre o una mujer de acción a la vez que no se deja arrastrar ni llevar por el vértigo de la inmediatez y de los acontecimientos. Esta es la señal o el Signo de un ser “superior”, su Voluntad, el poder de su Voluntad como elemento mágico trascendente espiritual que lleva a la persona a tener una “Fuerza mágica o sobrenatural”, o disponer de ella, gracias a su vínculo, conexión, contacto o nexo con el Más Allá.

 

Como podemos ver, el Más Allá u Origen no es el astral, ya que el mismo astral depende del Más Allá. Cuando finalmente podemos empezar a tener vivencias conscientes en astral y no meros sueños nocturnos caóticos, percibimos al cuerpo físico como una cáscara, un cascarón de barro pesado.

 

Como decimos, el astral es como el cuerpo físico pero no es físico o material. En el astral, el sonido o la misma voz no funciona por vibración de cuerdas vocales o de aparatos musicales sino que la vivencia es directa y sin intermediación de soporte físico alguno. Los sentidos físicos materiales son plasmación material de diversas o correspondientes capacidades o cualidades espirituales.

 

Así, el oído se refiere a la atención, el olfato al discernimiento, la vista a la consciencia... Todo esto, trasladado o somatizado en el cuerpo físico nos refleja el espíritu de la persona.

 

Si bien el mundo físico es el resultado de diferentes fuerzas en conflicto, la verdadera guerra o el verdadero combate se lleva a cabo en el astral.

 

Para acceder al astral hemos de detener el físico como si fuera una estatua. Entonces, en estado extático, el astral se libera como una mariposa que sale de su crisálida. Hay muchas técnicas que ayudan en el camino pero únicamente funcionan si hemos conseguido la “impasibilidad absoluta” y la verticalización de la Fuerza y la energía a través de la columna vertebral.

 

Ahora se abre ante nosotros un universo nuevo o desconocido para nuestro consciente salvo por diversas experiencias o vivencias en sueños que recordamos al despertar y con dificultad.

 

Las visualizaciones conscientes sirven para ejercitar y desperezar los sentidos astrales pero con el tiempo las visualizaciones no serán ya imaginadas sino que serán más vivencias reales del astral. Aprenderás a moverte por el astral, buscar lugares, objetos, enfrentarte o evitar al enemigo...

 

Ahí, en el astral actúan diversas fuerzas exactamente igual que sobre la tierra. Hay poderes benéficos que buscan ayudarte y guiarte por el camino de la Vida, la Salud y la Fuerza, así como hay también poderes malignos que ansían y necesitan del bajo astral, del vicio, la enfermedad y del crimen.

 

En el astral se mueven tantos o más seres y realidades que sobre el mundo material. Hay lugares vinculados a la tierra a través de su geografía física. Agartha, la ciudad de los dioses blancos hiperbóreos, está vinculada por el astral con diversos lugares geográficos de la tierra, como la montaña de Montserrat, cerca de Barcelona.

 

Pero igualmente, en el astral se manejan los poderes oscuros que dominan el gobierno del mundo a través de la magia negra.

 

Tengamos cuidado y pongamos atención porque el satanismo está muy difundido en la tierra y cada día que pasa tiene más y más fuerza sobre el mundo, pese a que no se dé a conocer ni se haga público.

 

La Bestia necesita sangre para serle ofrecida en sacrificio en su altar. Su gran ojo en lo alto de la pirámide del Dólar todo lo ve sobre el mundo a través del astral y dispone de una estructura y de un ejército de demonios y criaturas serviles a sus órdenes para hacerse con el poder total del mundo y esclavizarlo y encadenarlo a su “red global” a través de su poder hipnótico y finalmente gracias a la cibernética. Mediante la red informática mundial, Jehová quiere tener bajo su control directo vía chips a toda la “humanidad”. Así ya nadie podrá escapar de su prisión caverna ni de sus designios.

 

Como sabemos, es a través de la Alta Finanza Mundial y del poder del dinero como la Bestia del Apocalipsis se hace con el poder total del mundo. Es una Bestia abominable que vive del crimen ritual, de la mentira, la fornicación y la corrupción. Elevados a la cumbre del poder mundial, sus “elegidos” tienen ya maduro el tiempo mesiánico. Ciertamente, estos son tiempos de Apocalipsis, tiempos en los que los acontecimientos van a desencadenarse aceleradamente uno detrás de otro para que lo que ha de suceder necesariamente a consecuencia del estado de cosas al que hemos llegado venga a culminarse. Y veremos el resultado de todo ello pues como decimos desde el astral entran en conflicto diversas fuerzas del espíritu y los guerreros hiperbóreos retornarán a la tierra para liberar el mundo y acabar con la tiranía planetaria. Estos dioses blancos liberadores actúan desde el reino subterráneo de Agartha.

 

Y Jehová lo sabe y nos teme. Sabe que no nos puede dominar y que volveremos a luchar contra “Él” para destruir su prisión de muerte y liberar al mundo de sus cadenas y su magia negra.

 

Los dioses hiperbóreos actúan desde el astral y nos ayudan y nos guían, mostrándonos el camino de la liberación. Nuestra liberación significa que Jehová deja de tener poder sobre nosotros. Así accedemos al astral en consciencia y conocemos realidades diferentes. Al principio esto se hace con dificultad pero poco a poco la vivencia del astral se hace más y más lúcida.

 

La Guerra Final comenzará en el astral y luego se trasladará al mundo. La Leyenda Venusina espera al Elegido que adentrándose y avanzando a través de las realidades mágicas del astral alcanzará hasta el corazón negro de la Bestia en el “Monte del Destino” donde la destruirá para siempre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
















EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA