Make your own free website on Tripod.com








NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos: Esoterismo, Enigma nazi, Hiperbórea, ariosofía, ovnis...

02- UNA HISTORIA ANTIGUA














NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos. Enigma nazi, conspiraciones, esoterismo... | NOVEDADES | EL TEMPLO DE "DIOS" | TEMPLARIOS | ¿QUIÉN SOY YO? | DIÁLOGOS DE MATRIX | EL COMPUESTO HUMANO | EL PASO DE LA OCA | LUNA ARTIFICIAL | MATRIX. EL ARQUITECTO | LA SOMBRA DEL HOMBRE | ESPÍRITU HIPERBÓREO | LOVECRAFT | TIEMPOS DE APOCALIPSIS | SS BLACK ORDER MEDITATIONS | WEWELSGURG: DIE MAGISCHE SS | TIEMPO DE LOBOS | MEDITACIONES SS | 01- NACIONALSOCIALISMO Y EL MITO DE LA ATLÁNTIDA, EL CONTINENTE PERDIDO | 02- UNA HISTORIA ANTIGUA | 02.a- HISTORIA SECRETA DE ISRAEL | 02.b- JEHOVÁ, DIOS DE ISRAEL | 02.c- LA CORTE DE LUCIFER | 03- EN BUSCA DEL ORIGEN PERDIDO | 04- LA GRAN TRADICIÓN HIPERBÓREA | 05- ESPARTA, UNA NACIÓN DE GUERREROS | 06- CUESTIÓN MÍSTICA Y RACIAL NS | 07- HITLER, EL FÜHRER DE LA RAZA ARIA | 08- SS. LA ORDEN NEGRA | 09.a- LA VÍA DEL DIAMANTE Y EL NACIONALSOCIALISMO | 09.b- EL AMOR MÁGICO | 09.c- LOS ELEGIDOS DEL DRAGÓN | 10- EL GRIAL Y EL ENIGMA NAZI | 11- DE LOS HIPERBÓREOS AL NAZISMO | 12- EL RETORNO DE LOS MAGOS | 13- EL VIAJE DEL INICIADO | 14- INTEGRIDAD PERSONAL Y SOCIAL | 15- EL SOL NEGRO | 16- EL RAYO VERDE | 17- LA SUPERCIENCIA NAZI | 18- EL UMBRAL Y LA BATALLA POR LA TIERRA MEDIA | 19- LA FUERZA Y EL DESTINO DEL TIEMPO | 20- LOS NAZIS Y LA GNOSIS | NS-21-VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA | NS-22 EL HUNDIMIENTO | 23- EL SANEDRÍN SECRETO | 24- LA MAGIA DE LAS RUNAS | 25- CRÓNICA DESDE EL ÁRBOL DEL ESPANTO | EL GNOSTICISMO Y EL EVANGELIO DE JUDAS | HIMMLER EN MONTSERRAT | LOS GUARDIANES DE LA SANGRE ETERNA | EL SEÑOR DE LOS ANILLOS | COSMOGONÍA GLACIAL DE HÖRBIGER Y EL NACIONALSOCIALISMO | LOS DIOSES SUMERIOS | x-MONTSERRAT, montaña mágica | UNIVERSO MÁTRIX | JULIUS EVOLA | Contact Me





UNA HISTORIA ANTIGUA

sacrificios.humanos.jpg
REPRESENTACIÓN INDÍGENA AMERINDIA DE CRIMEN SACERDOTAL CENTROAMERICANO

juden03.jpg
CRIMEN RITUAL SEGÚN PROPAGANDA NAZI
















Ignacio Ondargáin

NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos

Capítulo II

(Texto publicado en diciembre de 2007)

 

 

 

UNA HISTORIA ANTIGUA 

 

 

 

1- Una raza de otro universo

2- El Diluvio y el Hundimiento de la Atlántida

3- Alfred Rosenberg y el origen de la Gran Tradición Hiperbórea

4- La Bestia Antigua

5- Cronología histórica de Cartago

6- Orígenes de Cartago

7- Roma conquista Cartago: las Guerras Púnicas

 

 

 

 

 

1- Una raza de otro universo

 

En el principio del tiempo la tierra era un lugar caótico sometido a razas de bestias terribles dominadas por la necesidad de alimento y supervivencia que no tenían otro principio ni otro fin que la mera dominación despiadada.

 

El curso de incontables edades alumbraba nuevas especies que se afirmaban en el mundo exterminando a sus adversarios y buscando alimento y víctimas con que saciar su necesidad de alimento y su hambre.

 

A través de los inmensos espacios siderales llegaban a la tierra los gérmenes de las nuevas especies que se desarrollaban y expandían por el mundo para destruirse y exterminarse sucesivamente unas a otras.

 

Mas sucedió que en el eterno devenir del tiempo, alcanzó la tierra la semilla de una estirpe cuyo origen no es de este mundo, naciendo una raza que alumbró la luz de otro universo.

 

Y esta estirpe libre e indomable, conocida como hiperbórea, templó la Fuerza y el Poder que nace de su naturaleza incorruptible y dominó la tierra. Afirmándose en sí mismos, vencieron la corriente del devenir del tiempo y descubrieron las inmensas profundidades y los secretos ocultos del universo y el multiverso. Y fueron libres y no se sometieron a poder temporal alguno, siendo capaces de detener el curso de las aguas, descubriendo todos los secretos escritos sobre la tierra y sobre la bóveda celeste.

 

Y fue así cómo sobre la noble frente de aquellos primeros antepasados se escribió la primera historia del mundo, reflejándose sobre su mente el universo que contemplamos:

y el universo llegó a existir en una nueva luz.

 

La gnosis aria se fundamenta sobre tres principios:

1- No existe un “dios creador”, sino el hombre y un universo que, como un ser más, se halla sometido a la ley cósmica de la muerte.

2- Más allá del universo mortal existe el mundo divino.

3- El ario viene a este mundo a divinizarlo e imprimirle la divinidad con vistas a transmutarlo y rescatarlo de la muerte.

 

 

 

2- El Diluvio y el Hundimiento de la Atlántida

 

Sucedió hace milenios que el curso de un cometa se aproximó tanto a la tierra que desprendió sobre la terrena superficie gran cantidad de hielo cósmico. Rozada por la helada estela del cometa, la tierra se estremeció, moviéndose en agitaciones telúricas que causaron alteraciones, catástrofes, terremotos, volcanes... pues la tierra se estremecía como azotada...

 

Y a aquel suceso se le denominó el “Diluvio” o el “Hundimiento de la Atlántida... pues la civilización que entonces había sobre la tierra fue destruida por las catástrofes. El hielo estelar se precipitó sobre la tierra en forma agua que lo inundaba todo. Y por todo el planeta las gentes supervivientes de aquello guardaron como recuerdo una gran lluvia que anegó toda la tierra durante días y días...

 

Y aquella catástrofe cósmica supuso además el inicio de la actual historia del mundo, pues sus supervivientes apenas guardaron tan sólo el recuerdo de aquellos días y todo lo anterior fue convertido en mito.

 

La geología y las exploraciones submarinas actuales determinan que el nivel de los mares subió varias decenas de metros tras un suceso catastrófico que ocurrió hace aproximadamente 12.000 años. En todas las regiones costeras del planeta los cauces de ríos antiguos se hallan en la actualidad cubiertos por las aguas del océano. De esta forma entendemos que tras la catástrofe a que nos referimos el nivel de las aguas del mar o de los océanos en todo el planeta subió varias decenas de metros y la antigua línea costera fue invadida por las aguas retrocediendo más o menos kilómetros en función de la orografía más o menos montañosa de la costa. Por ejemplo, toda la llanura de la región del río Amazonas (Brasil) fue invadida por aguas oceánicas (en la actualidad toda la cuenca de ese río ha vuelto a ser recubierta por tierra sedimentaria). Y así, las llanuras costeras del globo desaparecieron y con ellas se perdió también todo rastro de sus antiguos puertos así como de las metrópolis que se levantaban en su rededor....

 

La tierra ha sufrido muchas destrucciones catastróficas planetarias a lo largo de su existencia. Tras el hundimiento de la Atlántida, los hiperbóreos consiguieron estabilizar la Patria Polar en Groenlandia (Greenland = “tierra verde”), la Última Thule, frenando el paso al invierno y al frío. Desde esta Última Thule, los hiperbóreos establecieron sus principales colonias en las islas de Shetland, Feroe, Islandia, la isla de Helgoland y en la península escandinava y la región báltica.

 

Pero tras una serie de catástrofes climáticas, terremotos y erupciones volcánicas ocurridas en torno al año 1200 a.C., se sucedieron inviernos sin verano y Greenland, la Tierra Verde, la Patria Polar de los hiperbóreos fue cubierta y sepultada por el hielo. Entonces los hiperbóreos emprendieron la marcha hacia las tierras meridionales de la tierra abandonando el Paraíso Polar. Surgen así las migraciones nórdicas de los “Pueblos del Mar” que irrumpen en las regiones meridionales y mediterráneas como conquistadores.

 

Y así, el mundo antiguo, desde el Mediterráneo hasta la India y hasta América, recibió el aporte de la sangre nórdica que estructuró nuevas sociedades, ciudades, reinos... llevando siempre el recuerdo de la Thule ancestral.

 

El País del Ámbar (región en torno a la isla de Helgoland en el Mar del Norte) era una región colonizada por los antiguos hiperbóreos donde los haunebu trabajaban el mineral del ámbar y sus propiedades eléctricas. En antiguo idioma polar “haunebu” significa “hombre sabio” . La etimología de la palabra electricidad viene del griego: elektrón, que en griego quiere decir ámbar. Otto Rhan dice: “el ámbar es una clase de piedra muy especial...” (La Corte de Lucifer”).

 

En la isla de Helgoland (en el mar del norte alemán), acababan (o se iniciaban) las conocidas “rutas del ámbar” cuya existencia está documentada desde la remota antigüedad. Habían varias vías por las que el ámbar era llevado desde el norte hasta el Mediterráneo, siguiendo principalmente el curso de los grandes ríos europeos como el Ródano (Marsella), Danuvio, Rhin. Los argonautas griegos en su viaje de retorno al País del Vellocino de Oro llegaron a Helgoland, el País del Ámbar. También Phyteas de Marsella (S. IV a.C.) embarcó hacia el norte para ir al País del Ámbar y desde ahí a la isla de Thule. Phyteas situaba Última Thule a seis días de navegación del norte de Gran Bretaña, en un lugar donde el sol de verano nunca se pone. Superó las tempestades del Atlántico y del Golfo de Vizcaya, las nieblas del Mar del Norte... buscando la Patria hiperbórea de Apolo “donde el Polo descansa sobre sí mismo” (La Corte de Lucifer”, Otto Rhan)

 

El País del Ámbar fue el lugar de donde en el siglo VII partieron las huestes vikingas, tal y como antaño lo hicieran sus antepasados hiperbóreos y los “Pueblos del Mar”. Pero la amenazante sombra judeocristiana se cernía sinuosa sobre los hombres del norte. Finalmente, cuando en el siglo IX el rey Harald Haarfagre y posteriormente el rey Olaf “el Santo” comenzaron a oprimir el pueblo libre de Noruega, sus mejores hijos, siguiendo la estela “thuliana” de sus antepasados, emigraron buscando la libertad en Islandia...  y dicen que los últimos vikingos retornaron a Groenlandia donde finalmente fueron acogidos por los antepasados hiperbóreos que moran “más allá del hielo y de la muerte”.

 

 

 

3- Alfred Rosenberg y el origen de la gran tradición hiperbórea

 

En su obra “El Mito del Siglo XX”, Alfred Rosenberg sitúa al origen de la raza aria en un “centro cultural prehistórico nórdico”  conocido como la Atlántida nórdica, “desde donde antaño habrían emigrado en forma radiada enjambres de guerreros, constituyendo los primeros testigos de esa ansia nórdica de lejanía que siempre de nuevo se materializa para conquistar, para estructurar”. Y de esta forma, el hombre del norte “se trasladó por mar en sus barcos en forma de cisne o de dragón adentrándose por el Mediterráneo, por el África, Norte y Sudamérica; y por tierra a través del Asia Central...”

 

Respecto a la localización polar de la Patria Hiperbórea original de la raza aria, Rosenberg se refiere a un Ártico donde antaño habría reinado un clima templado que habría sido arruinado a consecuencia de una catástrofe cósmica. En ese lugar, le dice Ahura Mazda a Zarathustra, “las estrellas, la luna y el sol se ponen y emergen una sola vez al año y los habitantes consideran como un día lo que es un año de los hombres. Esto constituye un lejano recuerdo de la Madre Patria nórdica del dios de la Luz de los persas, pues sólo en la región polar el día y la noche duran cada uno seis meses (saliendo y poniéndose una sola vez en todo el año). Del héroe indio Ardschuna, el Mahabaratam sabe referir que durante su visita al monte Meru, el sol y la luna corrían diariamente de izquierda a derecha, idea que sólo pudo originarse en el lejano Norte donde la rueda solar gira a lo largo del horizonte”. (“El Mito del Siglo XX”. Alfred Rosenberg)

 

En el trabajo de Rosenberg y referente a este origen primigenio encontramos así mismo los siguientes datos:

-Los bereberes en parte hasta la actualidad de piel clara y ojos azules no tienen su origen en los vándalos sino en la antiquísima onda humana atlántico-nórdica.

-Los remeros de las embarcaciones nórdicas con el cuello de cisne y la hoja triple que encontramos en el Egipto pre-dinástico fueron posteriormente el pueblo señorial de los amoritas. Ya el arqueólogo M. Sayce reconoce a esta raza como de piel clara y de ojos azules.

Venían atravesando el norte de África bajo forma de linajes de cazadores firmemente estructurados, dominando finalmente todo el país del Nilo. La clase gobernante de los antiguos egipcios presenta rasgos profundamente más finos que el pueblo gobernado. En todo el Egipto antiguo existen relieves representando individuos de raza blanca, piel clara, cabellos rubios, rojizos y ojos azules. Son los libios rubios de los que habla Pausanias. En las excavaciones arqueológicas egipcias se han hallado restos de individuos de raza blanca y cabellos claros.

-Un sector de los amoritas prosiguió sus migraciones a través de Siria hasta Babilonia.

-Los amoritas fueron quienes fundaron la ciudad conocida en la actualidad con el nombre de Jerusalén. Los amoritas formaron la capa nórdica de la posterior Galilea, esto es, la “Comarca de los Gentiles” (según denominación judía de tiempos de Cristo).

-Posteriormente (S. XII a.C.) los filisteos provenientes del mar atravesaron Palestina hacia Siria en naves de tipo nórdico, con el hacia y trifolio con símbolos en la roda, anteriormente desconocidos en Siria.

-Los atlantes del norte portaron el Dios solar desde Europa hasta el Norte de Asia, hasta los sumerios (cuyo calendario antaño tenía comienzo el día del solsticio de invierno).

-El fundador de la navegación marítima “fenicia” tuvo su origen en los antiguos “pueblos del mar” nórdicos. Era el Tsakkarai, es decir, Teukro, de origen Troyano. Con el tiempo, este pueblo habría sido infiltrado y corrompido por un oscuro culto sacerdotal.

-Rosenberg cita también las investigaciones que apuntan a una emigración en época neolítica de Pueblos del Norte que habrían ido a parar a Islandia y Escocia. Igualmente en ideal de belleza irlandés (Irlanda) era antes de posteriores invasiones acorde al ideal nórdico.

 

En definitiva, Rosenberg define una historia mundial marcada por el sello de la raza proveniente del Norte o hiperbórea. Esta raza, como diría Miguel Serrano, ha imprimido el sentido de la historia mundial irradiando la luz del Norte sobre la oscuridad del Creador.

 

La raza del Norte determinó el sentido espiritual del mundo, incluso allá donde tuvo que sucumbir bajo el peso del mestizaje. Rosenberg resume los periodos de migraciones arias en:

- La marcha cantada en sagas de los atlantes a través del norte de África

- La marcha de los arios hacia Persia-India. A esta marcha le siguieron los dorios, los macedonios, los latinos

- La marcha de los pueblos germanos: la conquista del mundo por el Occidente de cuño germánico

 

Frente al demonismo y la magia negra de sacrificios y holocaustos practicada por las razas “telúricas”, el ario afirma el valor del propio Yo. El enemigo oscuro, por instinto de supervivencia animal, siempre trata de corromper la integridad aria, pero sólo el ario tiene un sentido espiritual verdadero.

 

En Grecia, Apolo, el de cabellos de oro es el guardián de todo lo noble y alegre, preservador del orden, maestro de la armonía de las fuerzas anímicas, de la mesura artística. Apolo es la luz ascendente de la Aurora, al mismo tiempo que el protector de la visión interior y mediador del don profético. Él es el dios del canto, de la danza y del ritmo. A este dios le está consagrado el cisne proveniente del Norte... “nada en demasía” ; “conócete a ti mismo y conocerás el universo y los dioses”...

 

En su obra Rosenberg explica cómo la luz del norte y su raza “o bien se ha impuesto o ha sido corrompida y subyugada”.

 

 

 

4- La Bestia Antigua

 

Pero la Bestia antigua no aceptaba que el espíritu hiperbóreo dominara la tierra y retorciéndose de ira exigía sacrificios y derramamientos de sangre con que alimentarse: reivindicaba su parte de sangre y se lo exigía a los hombres de la tierra.

 

El Demiurgo es el Padre del caos y de la naturaleza de la muerte y es alimentado por las ofrendas de los hombres siendo tanto causante como sostenedor de la realidad material. El Demiurgo existía ya antes de que existiera el tiempo actual. Extrae su sustento vital de la sangre y el sacrificio ofrecido por sus sacerdotes y aunque tiene su estado de existencia en diferentes estados extracorpóreos, vive en el ser y en la naturaleza de sus servidores y adoradores y en las criaturas de la tierra. Sus criaturas son las razas creadas de la tierra así como los degenerados que viven del vicio y de la corrupción.

 

Los hombres sometidos al Demiurgo ofrecen a este su sangre y la sangre de sus hijos en correspondencia con la sangre recibida de Él, bien sea por el crimen ritual directo o bien por una vida abocada a la succión de la muerte.

 

En los crímenes rituales los ejecutantes buscan la prosperidad de sus empresas, fertilizar la tierra...

 

En estos crímenes, en ocasiones la víctima es degollada y su sangre es rociada en torno al altar como “purificación”. La víctima es más “agradable” al Demiurgo cuanto mayor rango tiene, razón por la que este suele exigir preferiblemente el varón primogénito de las familias principales. En la “biblia” judía, Exodo 22:28, Jehová exige: “No diferirás la ofrenda de tu cosecha y de tu vino nuevo; me darás el primogénto de tus hijos. Así harás con el primogénito de tus vacas y tus ovejas; quedará siete días con su madre, y al octavo me lo darás”. Jehová exige a los primogénitos de las vacas, ovejas y humanos para el ritual por degollamiento, desangrado y holocausto. En Levítico 27:28 leemos: “Nada de aquello que se consagra a Jehová por entero, sea hombre o animal o campo de propiedad, podrá ser vendido ni rescatado; cuando una persona es dada por entero a Jehová, es cosa santísima. Nada consagrado por entero podrá ser rescatado, habrá de ser muerto.

 

Además el Demiurgo exige que la víctima sacrifical sea “pura” y sin mácula, es decir, que no esté enferma ni tarada, pues al Demiurgo no le gusta sentirse “defraudado” en la ofrenda.

 

Muchas religiones son adoradoras de deidades monstruosas del bajo astral. Los sacerdotes de estas religiones proceden al sacrificio ritual tanto sea en forma figurada (una representación ritual) como real (con derramamiento de sangre). En la misa judeocristiana, “el cuerpo y la sangre de Jesucristo” es ofrecido como ofrenda al Demiurgo Jehová. Esto es un ritual en el que el sacrificio es figurado, es decir, la víctima del ritual es “Jesucristo”, a través de su sangre (vino) y el pan (cuerpo) que ejecuta el sacerdote. Es la representación de un crimen ritual en el que la víctima es “Jesucristo”, el “cordero” (sacrifical) de “Dios”. Quien recibe el sacrificio es Jehová, el Demiurgo. ¿Por qué Jehová tiene esta obsesiva necesidad de dar muerte a seres vivos?. La mismísima naturaleza del Demiurgo Jehová es “criminal desde el principio” y todos los seres sometidos a su mundo necesitan de devorarse unos a otros para poder sobrevivir: su Ley es la Muerte. El judeocristianismo trata de “calmar la ira de Dios” Jehová: “¡Perdona a tu pueblo Señor!”, dicen. Pero esta actitud de sumisión y adoración al Demiurgo Jehová sólo ha servido para crear un mundo cada vez más enfermo y decadente.

 

Como vemos, desde la más remota antigüedad, la historia de la humanidad ha estado marcada por sacerdotes manchados de sangre que procedían a sacrificar niños y seres vivos por exigencia de sus “dioses”, ya que esas entidades del “más allá” necesitan alimentarse de la energía y la sangre de los sacrificios... Complementariamente, este tipo de sacerdocio ha procedido siempre a someter el espíritu libre del hombre enfermándolo y empujándolo hacia lo infrahumano.

 

Los “dioses” que buscan ser adorados por los humanos son diferentes proyecciones del Demiurgo.

 

Una casta sacerdotal antigua antediluviana que sobrevivió al Diluvio guarda el secreto y el verdadero Pacto de adoración al Demiurgo.

Estos servidores del Demiurgo Jehová se distribuyeron estratégicamente anidando a cobijo de la prosperidad de imperios y los pueblos. Miguel Serrano escribe: “Según el libro Ohera Linda es en el norte de África (Cartago) donde los frisones encuentran a los Golen. La semejanza con el nombre Golem es casi total. Eran sacerdotes de Sidón y los frisones los apodan Triuweden, que quiere decir "los que no poseen la verdad”, los que no dicen la verdad, que no son la verdad (la mentira orgánica). Según algunos comentaristas de La Crónica es de este vocablo frisón de donde provendría la palabra druída. Pues con los navegantes frisones de regreso al norte también van los golen. Y lo seguirán haciendo con los fenicios”.

 

Finalmente, podemos comprender cómo el judeocristianismo no ha sido más que una estrategia coyuntural dentro de la política jehovítica de dominación mundial. Mediante esta “jugada” el Demiurgo ha conseguido neutralizar la amenaza de las huestes hiperbóreas proyectadas sobre este plano.

 

Seguimos ahora la huella dejada por este sacerdocio antediluviano en el mundo antiguo centrándonos en Cartago, donde su culto alcanzó las máximas cotas imaginables de exaltación.

 

 

 

5- Cronología histórica de Cartago


* 814 AC Fundación de Qart Hadasht (futura Cartago)

* 753 AC Fundación de Roma. Los hermanos Rómulo y Remo fundan la ciudad de Roma en la península italitana.

* 509 A.C. Primer tratado entre Roma y Cartago.

* (500- 400 AC) - Documentada la práctica de sacrificios humanos en Cartago.

*409 AC - Comienza la guerra entre Cartago y los griegos de Sicilia por el control de la isla.

* 348 A C - Segundo tratado entre Roma y Cartago.

* 344 AC - Corinto, metrópoli de Siracusa, envía a Timoleón para estabilizar la situación política de la isla (Sicilia) y reducir los avances cartagineses

* 328 AC - Roma, dueña del Lacio, Etruria y Campania es la primera potencia de la península itálica central.

* 306 AC - Tercer tratado entre Roma y Cartago.

* 279 AC - Cuarto tratado entre Roma y Cartago.

* (264 - 210 AC) - I Guerra Púnica. Guerra entre los Romanos y los Cartagineses a causa de una disputa territorial en Sicilia.
* 260 AC - I Guerra Púnica: Roma derrota una flota cartaginesa en el puerto siciliano de Mylae.

* 256 AC - I Guerra Púnica: El Cónsul Romano Marcus Atilius marcha en campaña al territorio de Cartago. Gravemente derrotado es hecho prisionero.

* 241 AC - Fin de la I Guerra Púnica. Los cartagineses son derrotados en las islas Égadas al este de Sicilia, son obligados a abandonar Sicilia, Cerdeña, Córcega, pagar un fuerte tributo, reprimir una revuelta de sus mercenarios y comprar la neutralidad de Córcega y Cerdeña.

* 239 AC - Córcega y Cerdeña se vuelven Romanas.

* 237 AC - El general Amílcar Barca sofoca rebeliones de mercenarios de su ejército (cartaginés) e inicia la conquista de la Península Ibérica.

* 226 AC - Tratado del Ebro entre Cartago y Roma, fijando las áreas de influencia respectivas.

* 221 AC - El General Aníbal se convierte en Comandante de las fuerzas Cartaginesas en Iberia.

* 219 AC - II Guerra Púnica: Aníbal, general Cartaginés, toma la ciudad íbera de Saguntum (Sagunto), aliada de Roma. Durante el sitio, Roma ignora las peticiones de ayuda de Sagunto, y una vez tomada, declara la guerra a Cartago comenzando la 2ª Guerra Púnica. Ésto provoca el inicio de la II Guerra Púnica.

* (218 - 202 AC) - II Guerra Púnica: Roma y Cartago entran en guerra, con la excusa de la conquista de Saguntum por parte de los
cartagineses.

* 218 AC - II Guerra Púnica:
Aníbal, a la cabeza de un ejército de 50.000 hombres, de 9.000 de caballeria y algunos elefantes, cruza los Pirineos, atraviesa la Galia Meridional, pasa los Alpes. Ayudado por los celtas de Galia Cisalpina (Po) sublevados, derrota a los romanos en Tesino y en Trebia (diciembre). Desembarca en Ampurias (Gerona) de un ejército romano mandado por los hermanos Publio y Cneo Escipión, atacando las bases de retaguardia de los Cartagineses en Iberia.
* 217 AD (primavera) - II Guerra Púnica. Aníbal continúa descendiendo por Italia, vence a los romanos en el lago Trasimeno
* 216 AC (02/08 ) - II Guerra Púnica - Batalla de Cannas. Desprovisto de material de asedio Aníbal pasa de largo Roma y se dirige al sur de la península italiana, destruye un ejército de 55.000 romanos en Cannas, Apulia, pero enferma en Capua, esperando de Cartago unos refuerzos que se retrasan. Aníbal se alía con Filipo V de Macedonia.
* 215 AC - II Guerra Púnica - Filipo V de Macedonia dirige la guerra iliria contra Roma para asegurarse el dominio del Adriático. Roma para no tener que luchar en dos frentes firma con él un tratado que legitima la ambición de Filipo
* 212 AC - II Guerra Púnica - Tras dos años de asedio, Siracusa (Sicilia) y a pesar de las tentativas de socorro cartaginesas, cae en manos romanas. Arquímedes muere en la toma de la ciudad.
* 209 AC - II Guerra Púnica - Publio Cornelio Escipión se adueña para Roma de la costa de lbéria -de Cartago a Cádiz- y del interior colonizado por los Cartagineses
* 207 AC - II Guerra Púnica - Los Romanos atacan las posiciones de Aníbal en Italia. Asdrúbal (general cartaginés de la dinastía bárcida e hijo de Amílcar Barca) abandona Iberia para unirse a Aníbal, pero es derrotado y muerto en el Río Metauro en el norte de Italia.
* 204 AC - II Guerra Púnica - Publio Cornelio Escipión, cónsul romano, desembarca en África con ayuda del rey númida Massinissa, elimina al príncipe númida Sifax. Aníbal es reclamado en Cartago.
* 203 AC (otoño) - II Guerra Púnica - Aníbal vuelve a Italia
* 204 AC - Escipión el Africano, el Viejo, desembarca en el norte de África. Aníbal es reclamado en Cartago.
* 202 AC - Fin de la II Guerra Púnica. Escipión en la Batalla de Zama derrota definitivamente a Aníbal, finalizando la 2ª Guerra Púnica. Cartago cede Iberia y todos sus territorios Mediterráneos a Roma.
* (200 - 196 AC) II Guerra de Macedonia: Roma tras el llamamiento de Rodas y de Pérgamo, declara la guerra a Filipo V de Macedonia. La guerra hace que los griegos se coliguen
* 197 AC - Roma divide Iberia en dos provincias: Hispania Citerior (al Oeste) e Hispania Ulterior (al Este)
* 197 AC - II Guerra de Macedonia: Batalla de Cinocéfalos, Roma derrota definitivamente a Macedonia, subyugándola, las ciudades griegas son declaradas independientes aunque quedan sometidas al control de Roma.
* 149 AC - Comienza la III Guerra Púnica entre Roma y Cartago.
* 148 AC - Roma converte a Macedonia en provincia de su Imperio.
* 148 AC - La Liga Aquea se rebela contra la ocupación romana de Grecia, la rebelión es aplastada y la Liga disuelta
* 146 AC - Corinto, sitio de la Liga Aquea dirigida contra Roma, es tomada por el cónsul Lucio Mummio. Grecia es formalmente declarada una provincia de Roma.
* 146 AC - El general romano Escipión el Joven desembarca en el norte de África. Caída de Cartago y fin de la III Guerra Púnica. Victoriosa Roma, sus furiosas llamas de fuego destruyen Cartago. Los romanos incendian la ciudad durante 17 noches, siendo arrasada hasta los cimientos. En su lugar Roma crea la provincia romana de África.
Los sacerdotes del Moloch huyen de la furia del norte dirigiéndose hacia el Mediterráneo oriental buscando nuevo refugio donde cobijar su culto y jurando venganza eterna contra Roma y su estirpe.

 

 

 

6- Orígenes de Cartago

 

Los fenicios se enriquecieron paulatinamente con el comercio, y sobre todo a partir del 1200 a.C. con la decadencia de la civilización cretense, su principal competidora, la ciudad de Sidón se convirtió en el principal centro de comercio en el Mediterráneo Oriental. Los fenicios intercambiaban materias primas y posteriormente tejidos y tintes por todas las rutas comerciales, llegando a la India por el Este y más allá de las Columnas de Hércules por el Oeste llegaron a las costas y las tierras de América milenios antes que Cristóbal Colón. Las invasiones asirias constituyeron una amenaza para los fenicios, pero mediante una astuta política de diplomacia y sobornos consiguieron mantener alejadas las ambiciones de sus vecinos. Sin embargo, la amenaza latente de una invasión les intranquilizaba y así, tras una serie de reuniones y acuerdos decidieron extender sus redes comerciales y crear nuevos asentamientos por todo el Mediterráneo. A partir del siglo X a.C. los mercaderes fenicios se instalaron en el norte de África y en Egipto. La ciudad de Tiro llevó el protagonismo en esta etapa de expansión fenicia  y es así cómo Hiram, monarca de Tiro, es vinculado al Salomón de la “biblia” judía.

 

La prosperidad fenicia supuso una nueva presión por parte de los asirios que impusieron pesadas cargas tributarias y la sumisión política a sus ciudades. Empujados por el dominio asirio en el siglo IX a.C. los fenicios iniciaron una nueva expansión colonizadora, pero esta vez dirigida hacia la creación de asentamientos permanentes. En el 814 a.C. bajo el reinado de Pigmalion de Tiro, un contingente tirio emigró hacia el Mediterráneo Occidental, y en una resguardada bahía del Norte de África (actúal Túnez) crearon la factoría de Karthadasht y los cimientos de la ciudad de Cartago.

 

La colonización de Cartago se produjo en el momento oportuno, pues las ciudades fenicias fueron cayendo más y más bajo la dominación del imperio asirio, y posteriormente bajo los conquistadores persas y macedonios.

 

En un principio el puerto de Cartago era uno más de las numerosas factorías fenicias de la costa norteafricana. No era ni de lejos el más antiguo ni el más importante, pero pronto, a medida que las ciudades fenicias eran conquistadas en Oriente y llegaban numerosos refugiados y nuevos colonos fue creciendo en importancia y poder, sobre todo a partir del 600 a.C. En torno a Cartago se formó un imperio comercial constituido por ciudades coaligadas que se extendían desde el Norte de África, pasando por las islas del Mediterráneo Occidental y llegando hasta el sur de la península ibérica. Los cartagineses desarrollaron una potente agricultura, convirtiendo el Norte de África en un granero cultivado por indígenas dependientes, pero la vocación de Cartago fue eminentemente marinera y comercial. Los marineros cartagineses entre los que destacaron Hannón e Himilcón bordearon la costa occidental de la península ibérica, construyendo nuevos asentamientos, y llegando hasta las Islas Casitérides (las Islas Británicas).

 

Los mercenarios cartagineses comenzaron a someter a otros pueblos, y la floreciente civilización de Tartessos fue arrasada en alianza con los fenicios de Gades (Cádiz) hacia el año 500 a.C. Controlada y dirigida por el sacerdocio antiguo de los Golem, Cartago extendía sus sacrificios humanos aumentando el poder de su Demiurgo.


La alianza de etruscos y cartagineses obtuvo la victoria frente a los griegos en la batalla marítima de Alalia. La victoria sobre los griegos influyó en la política de Cartago, que paulatinamente pasó de ser una potencia comercial a una potencia conquistadora.


En el tiempo en el que el judío escribe el texto de su “biblia” (en torno a 60 años a.C.) lo hace bajo el dominio de Roma, su eterna enemiga, por lo que procede a encriptar el texto, ocultando su pasado cartaginés y adulterándolo.

 

La “biblia” judía, escrita por sacerdotes cartagineses exiliados en Palestina tras la conquista romana de Cartago del año 146 a.C., recrea la época histórica cartaginesa de mayor apogeo en la leyenda “judía” de Salomón. En esa época de mayor esplendor Cartago tiene más de 200.000 habitantes. Su Foro, donde se reunía el senado se hallaba en el barrio principal: Salammbó (Salomón). Cerca del Foro se hallaba el templo de Tofet, donde se practicaban los sacrificios y crímenes rituales al Moloch. De Salomón destaca la “biblia” judía su “sabiduría”, como el llamado juicio de Salomón (1Reyes 3:16-28). También se destaca en el texto judío la prosperidad del reinado de Salomón, que coincidió con el momento de mayor expansión de la monarquía israelita (cartaginesa). Salomón se rodeó de todos los lujos y la grandeza externa de un monarca oriental. Mantuvo en general la paz con los reinos vecinos, y fue aliado del rey Hiram I de Tiro (metrópoli de Cartago), quien le auxilió en muchas de sus empresas. Consolidó el poder político de Israel (Cartago) en la región contrayendo matrimonio con una de las hijas del faraón del Antiguo Egipto, Siamón.

 

Emprendió numerosas obras arquitectónicas, entre las que destaca por encima de todas la construcción del Templo de Jerusalén(Cartago) como lugar para la permanencia del Arca de la Alianza (1Reyes 6), aunque destaca también la erección de un fabuloso palacio, en la que invirtió trece años (según el texto bíblico), y obras públicas como la construcción de un terraplén que unía el templo con la ciudad. En sus construcciones participó un gran número de técnicos, albañiles y broncistas de Tiro (su metrópoli) o carpinteros de Gebal (puerto fenicio cercano a Tiro). Entre todos ellos destaca el arquitecto Hiram (1Reyes 7:13-14), -que (curiosamente) tiene el mismo nombre que el rey de Tiro- y se importaron lujosos materiales procedentes de Fenicia (asiática).

 

Durante su largo reinado la monarquía hebrea (cartaginesa) tuvo su momento de mayor prosperidad económica. La seguridad interna y el control de las vías de comunicación facilitaron una amplia expansión del comercio hebreo (cartaginés). Como ejemplo de la expansión marinera - fenicia, se dice en la "biblia" judía (1Reyes 9:28) que sus naves llegaron hasta Ofir, en algún lugar del Mar Rojo, donde cargaron 14.300 kilos de oro y el esplendor de su corte llamó la atención de la reina de Saba. Sin embargo, en la segunda mitad de su reinado, cayó en la idolatría (traición a Moloch - Jehová), inducido, según los escritos judíos, por sus numerosas esposas extranjeras: "tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas, y sus mujeres le desviaron el corazón." (1Reyes 11:3). 

Según los datos que disponemos, cuando el texto de la “biblia” judía se refiere a “Salomón”, parece estar refiriéndose más bien a una etapa histórica cartaginesa (“salom” = “paz” en judío, es decir, una etapa de paz). A la muerte de “Salomón” (según el texto judío), debido a la presencia de elementos foráneos, el reino judío (Cartago) entró en crisis... Pero aunque cometió este “pecado” de tener relaciones con mujeres extranjeras, Salomón se arrepintió y así escribe el libro de Eclesiastés para aconsejar a otros a que no siguieran su ejemplo. Allí dice: "vanidad de vanidades, todo es vanidad". El texto judío nos presenta a Salomón redactando este libro como un testimonio y ejemplo de que las cosas de este mundo no son duraderas.

 

Como vemos, las circunstancias históricas hicieron que Cartago (aparecida en el siglo IX a.C.) llegara a convertirse en el centro de todo un imperio financiero - comercial. Todo esto no fue fruto del azar. Su mercantilismo, su especulación económica, su infiltración en los resortes sociales y económicos de las naciones... el control del valor dinero... En definitiva: venían enseñados y preparados. Cimentando, acompañando y promoviendo desde su religión el desarrollo y la expansión del imperio comercial cartaginés, los servidores del Moloch desarrollaban sus artes mágicas y la adoración a su Demiurgo. Como apuntamos anteriormente, la casta sacerdotal cartaginesa era heredera de un conocimiento proveniente de un tiempo anterior al Diluvio. Bajo la sombra del Moloch desarrollaron todo un compendio de conocimiento y sabiduría antigua que les retrotraía hasta los orígenes de la actual historia del mundo. Agrupada en torno a este linaje antiguo y a cambio de numerosos sacrificios (¡Hasta 300 niños en los días señalados!) Cartago buscaba convertirse en la capital del mundo. Ya fuera para lograr un mayor poder en las cortes, para aumentar su riqueza personal o para mejorar su posición, nuevos servidores entraban a participar de su culto sagrado. Los sacrificios sangrientos alimentaron tanto el poder como las ansias del Demonio cartaginés y la necesidad de servirle creció ente los mortales.

 

La religión de Moloch se había extendido desde Oriente Medio por todas las colonias fenicias del Mediterráneo, y poseía numerosas variantes locales. A menudo Moloch era considerado el Señor del Sol y el Fuego y se le sacrificaban sobre todo niños, que eran incinerados ante imágenes de bronce del dios, en cuyo interior eran quemados. El Demiurgo (Moloch) prefería los hijos de la nobleza, pero para proteger a sus hijos, los nobles compraban esclavos y niños pobres y los criaban para el sacrificio. Los prisioneros de guerra también eran quemados después de una victoria o se conservaban para sacrificarlos antes de iniciar una nueva guerra, y los arquitectos enterraban los restos, la carne y los huesos achicharrados y abrasados de sacrificios humanos bajo los cimientos de las casas para asegurar la prosperidad de los hogares. Las colonias cartaginesas, que anteriormente habían sido simples factorías comerciales, se convirtieron en prósperos mercados de esclavos, muchos de los cuales eran enviados a Cartago para satisfacer los apetitos de Moloch.

 

 

 

7- Roma Conquista Cartago: las Guerras Púnicas


Los primeros cimientos de la rivalidad bélica entre cartagineses y romanos fueron puestos en el siglo III a.C. cuando Pirro de Epiro invadió el sur de Italia para ayudar a las ciudades griegas y fue apoyado por los cartagineses. La guerra terminó con la victoria de los romanos, quienes finalmente quedaron establecidos en la zona. De esta forma habían surgido los primeros desencuentros diplomáticos-militares entre Roma y Cartago.

 

El conflicto directo Roma - Cartago estalló el año 264 a.C. cuando los mamertinos, un grupo de mercenarios latinos que habían tomado la ciudad siciliana de Siracusa, pidieron ayuda a Cartago y Roma para mantenerse en el poder. Los romanos estuvieron indecisos durante bastante tiempo en prestar su ayuda a aquella banda de saqueadores, pero finalmente aceptaron, a condición de obtener la posesión de Siracusa.

 

La Primera Guerra Púnica se prolongó durante veinticuatro años y se centró sobre todo en torno a las ciudades de Sicilia. Los cartagineses fueron expulsados de Medina y el rey de Siracusa se convirtió en vasallo de Roma. Numerosas pérdidas se produjeron entre ambos bandos y en la batalla naval decisiva de Lilibeo, en el año 241 a.C. unos 300.000 soldados romanos e itálicos perecieron o se ahogaron en el mar. No obstante, a pesar de las costosas pérdidas, Roma consiguió la victoria frente a Cartago y se convirtió en la dueña de Sicilia, imponiendo una pesada indemnización bélica a los cartagineses. Cartago sufrió a consecuencia de su derrota una sublevación de los mercenarios mal pagados que el general Amílcar había trasladado de Sicilia a Africa. Éstos, apoyados por poblaciones tributarias de Cartago, llegaron a amenazar la propia existencia del Estado cartaginés. Sofocada la revuelta, el ejército cartaginés se dirigió a Cerdeña, donde también la guarnición cartaginesa se había sublevado, a fin de poner de nuevo orden en la isla.

 

La actitud de Roma fue sumamente contenida. Con el pretexto de que la expedición estaba dirigida contra ella misma, amenazó de nuevo con iniciar la guerra. Los cartagineses abandonaron la isla y la cedieron a los romanos, además de aceptar pagar una indemnización de guerra aún más elevada. Esto ocurría en el 237 a.C. y Polibio considera que la preponderancia de Roma y la humillación sufrida por Cartago, fueron la causa que verdaderamente decidió el inicio de la Segunda Guerra Púnica.

 

Las elevadas indemnizaciones de guerra con las que los cartagineses tuvieron que resarcir a los romanos llevaron a Cartago a intensificar su política de conquista en la península ibérica. La familia oligárquica cartaginesa de los Barca tenía el control de la mayoría de los territorios sur y este de la península, donde Asdrúbal había fundado la ciudad de Cartago Nova (Cartagena). Los romanos trataron de limitar esta política de conquistas estableciendo un tratado por el que se limitaba la influencia cartaginesa hasta el río Ebro, pero la alianza entre Roma y la ciudad ibérica de Sagunto al sur del Ebro vulneraba este tratado, por lo que el general cartaginés Aníbal atacó Sagunto en el 219 a.C. provocando el estallido de la Segunda Guerra Púnica.

 

Tras un intercambio de gestiones diplomáticas Roma y Cartago se prepararon nuevamente para la guerra. El general cartaginés Aníbal invadió Italia en una arriesgada maniobra que lo llevó a través de los Alpes. Los potentes ejércitos cartagineses inflingieron continúas derrotas a los ejércitos romanos que les salían al paso: Tesino, Trebia y Trasimeno. La victoria cartaginesa más importante tuvo lugar en Cannas en el 216 a.C., donde los ejércitos de los cónsules Emilio y Varrón fueron contundentemente derrotados. Sin embargo, Aníbal decidió no atacar Roma, se supone que por carecer de medios de asalto para asediar una plaza tan bien fortificada. Pero mientras Aníbal derrotaba a los romanos en Italia, éstos decidieron llevar la guerra a la propia Cartago. El general Publio Cornelio Escipión atacó las colonias cartaginesas en Hispania, sometiéndolas una tras otra y se trasladó al Norte de África para atacar la capital cartaginesa. Ante este peligro, Aníbal abandonó Italia y se dispuso a enfrentarse a Escipión por el control del Mediterráneo. La batalla definitiva tuvo lugar en Zama en el 202 a. C. y Aníbal fue derrotado.

 

El general cartaginés se trasladó a las cortes de varios reyes orientales, ayudándoles a resistir la furia de Roma, pero los romanos no le dieron tregua. Tras la derrota militar Aníbal fue acogido por Antíoco en Siria. Derrotada esta por Roma, Aníbal se refugió en Britinia (norte de Anatolia) donde el rey Prusias se vio obligado a entregarlo, decidiendo suicidarse (Aníbal) en el 183 a.C.

 

Tras el Tratado de Zama (202 a.C.) Cartago se comprometió a no iniciar ninguna guerra sin autorización de Roma. Para evitar cualquier intención expansionista, el general romano Escipión concerta una alianza con Massinissa, rey de Numidia, al que asigna la labor de impedir cualquier expansión de Cartago. Aprovechando su condición de vasallo de Roma, Massinissa se dedica a acosar las ciudades cartaginesas constantemente y los embajadores romanos que arbitraban estos conflictos decidían a favor de Massinissa. Finalmente Cartago, humillada, atacó Massinissa.

 

Roma denunció a Cartago por la rotura del tratado y exigió el paso de una indemnización de guerra que debía ser entregada a Massinissa. El año 149 a.C. los romanos enviaron una expedición militar para hacer cumplir sus exigencias.


Cartago, incapaz de hacer frente a Roma, trató de alcanzar un acuerdo... pero finalmente al mando de Escipión Emiliano Roma puso asedio a la ciudad norteafricana. Tras un sitio que se alargó durante varios años, finalmente en el 146 a.C. los ejércitos romanos arrasaron la ciudad norteafricana y vendieron a la población como esclavos.

 

Tras la conquista de Cartago los romanos fundaron una colonia que formó parte del Imperio Romano hasta el siglo V d.C.

 

 

 

 

NACIONALSOCIALISMO nacionalsocialismo nacionalsocialismo NACIONALSOCIALISMO NACIONALSOCIALISMO NACIONALSOCIALISMO nacionalsocialismo nacionalsocialismoENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENI GMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI,

ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA,

ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO,

ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA,

Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi,

Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi,

Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi, Enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, enigma nazi, engima nazi,

Esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, Esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, Esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, Esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, Esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, Esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista, esoterismo nacionalsocialista,

Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, Ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo, ariosofía y nacionalsocialismo,

Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea, Atlántida e Hiperbórea,

ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI, ENIGMA NAZI,

ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA, ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA,

ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO, ARIOSOFÍA Y NACIONALSOCIALISMO,

ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA, ATLÁNTIDA E HIPERBÓREA
















NACIONALSOCIALISMO. Historia y Mitos
UNA HISTORIA ANTIGUA